Banner: Vivir con FPI

El proceso de duelo

Cuando está cuidando a alguien con diagnóstico de FPI, es natural sentir dolor en muchos puntos a lo largo de la enfermedad, por ejemplo, en el momento en que su ser querido fue diagnosticado o bien al experimentar una exacerbación aguda de la FPI, y no sólo durante las etapas finales de la vida. El dolor le permite prepararse emocionalmente para las diferentes etapas del proceso del duelo.

Este proceso de duelo es individual y personal, y puede durar meses o incluso años. Puede experimentar una serie de emociones difíciles como la tristeza, la depresión, la ira, la culpa o el vacío, y también puede sentirse física, social o espiritualmente afectada. Estas son reacciones normales y una respuesta natural a la pérdida.

Aunque no hay manera correcta o incorrecta de hacer un duelo, hay algunas sugerencias que pueden ayudarle a lidiar con el dolor.

  • Dése tiempo para hacer el duelo y sanarse de su pérdida.
  • Es importante reconocer y aceptar sus sentimientos, tanto los positivos como los negativos.
  • ¡El llanto puede liberarlo! No tenga miedo de llorar; es una parte importante del duelo.
  • Compartir el duelo con la familia y los amigos o asistir a un grupo de apoyo de duelo para hablar con otros que han tenido pérdidas similares puede ayudar.
  • No se sienta culpable por necesitar algún tiempo solo para llorar, dormir o estar en silencio.
  • Muchas personas encuentran consuelo expresando sus sentimientos abiertamente o escribiendo cómo se sienten.
  • ¡Cuídese! Trate de hacer una dieta saludable y tome tiempo para descansar y recuperar su energía física y mental.

Si en cualquier momento se siente abrumado por su propio dolor, no dude en buscar ayuda profesional.