Banner: Tratamiento FPI

Oxigenoterapia1

El oxígeno es una necesidad básica para la vida de los seres humanos. Sin embargo, los trastornos respiratorios como la FPI pueden afectar la transferencia de oxígeno de los pulmones a la sangre. En consecuencia, el nivel de oxígeno en la sangre disminuye, y los órganos, los tejidos y las células del cuerpo pueden no recibir una cantidad de oxígeno suficiente, y posiblemente causar síntomas como fatiga, mareos, irritabilidad y falta de concentración.1,2

Para asegurarse de que sus órganos reciban suficiente oxígeno para funcionar correctamente, su médico puede recomendarle el uso de oxígeno suplementario, un tratamiento que puede ayudar a reducir la dificultad para respirar y mejorar su capacidad para realizar las tareas cotidianas.3,4

Dado que el oxígeno se considera un medicamento, su médico puede recetárselo. Sobre la base de una serie de pruebas que miden su saturación de oxígeno y los gases en sangre arterial, la receta detallará la velocidad de flujo de oxígeno, cuánto oxígeno necesita por minuto y cuándo necesita utilizar el oxígeno adicional, específicamente según lo que usted necesite.

Al principio, es posible que solo necesite el oxígeno suplementario al hacer ejercicio y al dormir, pero a medida que la enfermedad evolucione y los pulmones pierdan gradualmente su capacidad de oxigenar la sangre, podría necesitar oxígeno adicional en todo momento para mantener los niveles de oxígeno en sangre en un rango saludable.

Asimismo, su neumonólogo le informará qué tipo de oxigeno y sistema de administración mejor se ajusta a su estilo de vida. El oxígeno suplementario suele administrarse a través de cánulas nasales o con una máscara, y puede suministrarse de tres formas:5

  • oxígeno líquido,
  • gas comprimido,
  • u oxígeno concentrado.

La opción más adecuada para usted depende de cuánto oxígeno necesita y cuándo lo necesita, dónde vive, el tipo de suministro eléctrico disponible y su nivel de actividad.

Si bien puede necesitar oxígeno adicional a largo plazo, esto no significa que debe limitar sus rutinas diarias. Por el contrario, el uso del oxígeno suplementario recetado puede mejorar sus niveles de actividad y su capacidad para hacer ejercicio.3 En la actualidad, incluso es posible viajar con oxígeno adicional con la debida planificación. Obtenga más información acerca de cómo viajar con FPI y consulte información útil en nuestro capítulo “Viajar con FPI”.

Referencias

  1. Raghu G, et al. An official ATS/ERS/JRS/ALAT statement: idiopathic pulmonary fibrosis: evidence-based guidelines for diagnosis and management. Am J Respir Crit Care Med 2011;183:788-824.
  2. Cottin V, et al. Diagnosis and management of idiopathic pulmonary fibrosis: French practical guidelines. Eur Respir Rev Off J Eur Respir Soc 2014;23:193-214.
  3. Meltzer EB, et al. Idiopathic pulmonary fibrosis. Orphanet J Rare Dis 2008;3:8.